origen & historia

Las carreras de trotones en las Islas Baleares y su origen

RACES & HORSES

Fue posiblemente a finales del siglo XIX cuando empezaron las primeras carreras de caballos en la modalidad del trote y con carácter oficial en Mallorca. 
Los documentos que hablan de aquellos años son escasos.
A principios del siglo XIX empieza a haber movimiento con la importación de algunos sementales y yeguas anglo-normandas de raza trotadora.
Podríamos hablar ya del primer paso hacia el fomento de la cría de Caballos pero no hasta fue hasta los años veinte cuando empezaron a realizarse verdaderos esfuerzos para crear las bases de un deporte que empezaba a expandirse.
Un esfuerzo que determina la creación de la Real Sociedad Hípica de Mallorca, único organismo en aquel momento dedicado exclusivamente al trote, además de crear una legislación consistente en el Boletín Oficial de Carreras de Trote, a continuar importando sementales extranjeros para fomentar la raza trotadora autóctona ya de una forma más seria.
Pocos años más tarde la guerra provocaría un retroceso en el progreso del trote y en la ilusión de un proyecto que empezaba a crecer.

UNA NUEVA RAZA

A pesar de esto, el inicio de una nueva raza en España ya estaba marcado.
La década de los cuarenta significó el renacimiento del mundo del trote.
Fueron unos años en los que los primeros criadores de caballos trotadores fueron esenciales, las yeguas volvieron a criar potros y ya se miraba hacia el futuro más esperanzador.
Fruto de esta prosperidad se fundó la Asociación de Criadores y Propietarios de Caballos Trotadores, de la cual se firmaron los estatutos el 13 de abril de 1970, aunque fuese de ámbito provincial.
El objetivo principal era fomentar la cría y la práctica del deporte de las carreras de caballos al trote en todos los aspectos, y la participación en competiciones oficiales sin ánimo de lucro.
 
Asimismo, el el año 1986 se creó la FEDERACIÓN BALEAR DE TROTE, entidad que a partir de la fecha pasó a ser la entidad reguladora y organizadora de las carreras de trote que se realizaban en las Islas Baleares tarea que hasta la fecha había desempeñado la Real Sociedad Hípica de Mallorca.
Seguidamente, la Federación pasó a formar parte del máximo organismo europeo del trote, la Unión Europea de Trote.
Ya en el año 2006, la Federación, el Gobierno Balear y el Consejo Superior de Deportes, firmaron un Convenio Marco en dónde se reconocía a la Federación cómo única entidad en España para la ordenación, gobierno, administración, gestión, organización y reglamentación del trote, reconociendo así a la misma cómo Federación Española de Carreras al Trote.

EL TROTE

TRAS MUCHO BUSCAR, ENCONTRAMOS EL BLOG DE OLJAS TEAM que nos descubrió información muy interesante del mundo del trote.

El trote es un deporte antiguo que deriva de las carreras de bigas.
Ya se corrió al trote en Olimpia en el 410 a. C., aunque a este carro ligero iban enganchadas mulas.

Hay que remontarse hasta la Edad Media para encontrar una raza que sea capaz de mantener durante largo tiempo esta marcha: el Norfolk, que tuvo su consagración oficial siglos más tarde, hacia 1750.
Algunos años después se comenzaron a disputar competiciones regulares de pueblo, que eran más bien desafíos o apuestas entre los agricultores que tenían caballos indígenas, que utilizaban para el arrastre ligero en los campos.

En la práctica, el trote se convirtió en un sustitutivo popular de los desfiles, más aristocráticos, y de las competiciones de coches de tiro.

A principios del siglo XIX se corría informalmente en los pueblos de Holanda y de Bélgica, pero también en Italia donde las primeras competiciones oficiales se tuvieron en el Prato della Valle en Padua, concediéndose premios importantes por cuyo reclamo concursaban ejemplares ingleses o de la raza local Piave, enganchados a vehículos ligeros llamados le padovanelle .

Era el 1808, y más o menos ocurría lo mismo al otro lado del océano, donde diecisiete años más tarde se creó en Long Island la primera pista oficial americana.

STANLEY DANCER

 

En 1836 se construyó en Francia el hipódromo de Cherbourg, donde compitieron ejemplares normandos, que con los Norfolk y los Orlov soviéticos influenciaron la formación de los ejemplares americanos y franceses que siguen estando en el primer plano.
 
   Sin duda el trote moderno no lo tuvo fácil; durante largo tiempo se consideró que esta especialidad no era una marcha connatural al caballo:
«si el caballo trota libremente en el prado -se decía-, lo hace durante trechos breves, no siendo en realidad capaz de sostener la marcha y el ritmo durante las largas distancias».
El driver norteamericano Stanley Dancer (1927-2005) con su mejor caballo trotón «Cardigan Bay»:

ACTUALIDAD

Ejemplos concretos en la pista demostraron muchas veces lo contrario, si bien hoy para obtener una velocidad cada vez más acelerada, sin que el caballo rompa la marcha (o bien se ponga a galopar, lo que supondría la eliminación  en un concurso), se emplean muchos trucos y artificios que no tienen nada que ver con la naturalidad de este movimiento.
 
Comparado con el galope, el trote es seguramente más popular y el número de sus carreras en todo el mundo es mucho mayor.
 
El driver , que en muchos casos es también el mismo cuidador del caballo, va sentado en un sulky muy ligero, apoyando sus pies en unos estribos especiales.
Por tanto, el único medio de que dispone el auriga para dar las órdenes al caballo y para controlar sus acciones son las riendas largas, aunque también puede valerse del uso del látigo, si bien con moderación.
 
   Es evidente en este caso la importancia de tener los arreos en perfecto orden y de haber realizado un herraje en toda regla.
Actualmente se seleccionan y crían en muchos países del centro y norte de Europa y en EE.UU. unos ejemplares con características especiales para el trote.
Las pistas, de suelo arenoso, tienen por término medio un desarrollo circular de entre 800 y 1.000 m.
 
   Sin embargo en Francia existen pistas más largas, con subidas y bajadas que hacen más costosa la llegada a la meta.
Cada vez con más frecuencia se corre también en pistas nevadas, sustituyendo las ruedas del sulky por patines y poniendo clavos en las herraduras de los caballos.
En general se dan dos vueltas a la pista, aventajando los más veloces unos metros en la misma carrera a los más lentos.
En Francia se ha difundido también el trote montado, mientras que en EE.UU. se tienen carreras regulares según la marcha de ambladura, en la que se alternan en el movimiento el pie y la mano del mismo lado, en vez de los diagonales. 

  («El libro del Caballo» de Franco Faggiani. Páginas: 175-176. Año 1994.)

Razas de trotones: